SEED Science


Pasión por el Deporte
La ciencia de lanzar la bola

Te paras en el cajón esperando tu turno para batear. El lanzador está en un montículo a 18,4 m (60 pies, 6 pulgadas) de donde tú estás, asomándose por encima tuyo, sobre la goma 25 cm (10 pulgadas) por encima del nivel en el que estás parado. Sabes que allí podrías recibir una bola lanzada como un rayo de luz a una velocidad de 154 kph (95 mph) o un lanzamiento de rompimiento mucho más lento en el que la bola pareciera quedar detenida en el espacio antes de caer lejos del lugar donde esperabas que lo haría. Desde que el lanzador arroja la bola hasta que ésta cruza la base tendrás menos de 2,5 segundos para decidir de qué lanzamiento se trata, es decir, si podrás pegarle con el bate o si será el receptor que está agachado detrás de ti quien la atrape con su guante. ¿Será un strike o una bola? ¿Debes hacer un swing o no? Son decisiones que se deben tomar en fracciones de segundo y pueden marcar la diferencia entre perder o ganar. El béisbol es uno de los deportes más exigentes en cuanto a la coordinación entre la mano y el ojo. Golpear una bola de 23,3 cm (9,25 pulgadas) de circunferencia con un bate redondo de 7 cm (2,75 pulgadas) de diámetro es una de las cosas más difíciles que puede tratar de hacer un atleta. Por eso, acertar uno de cada tres intentos puede transformarte en un excelente bateador.

Los grandes bateadores pueden incluso ver la rotación en las costuras de la bola cuando ésta se acerca hacia ellos. También observan los pequeños cambios en la posición de la mano del lanzador cuando arroja la bola para tomar las decisiones instantáneas necesarias para balancear el bate y golpear la bola. Usan toda esta información para determinar la rapidez y el momento para hacer el swing. Si lo hace demasiado pronto en una bola curva, el bateador terminará moviendo el bate hacia una bola que cae lejos. Si para una bola rápida hace el swing demasiado tarde, antes de que el bate pase por la zona de strike, escuchará el chasquido de la bola golpeando el guante del receptor.

La zona de strike es el área ubicada sobre la base y determinada por el árbitro. Oficialmente, es un área que tiene el ancho de la base, desde la altura de las rodillas del bateador hasta las axilas. En realidad, en el béisbol profesional la zona de strike es mucho más pequeña, de aproximadamente 46 cm (18 pulgadas) de ancho y una distancia similar hacia arriba, por encima de las rodillas. Si el tiro atraviesa esta zona es un strike; de lo contrario es una bola. Con tres strikes el bateador queda eliminado. Con cuatro bolas el bateador avanza a primera base.

¿Cómo lanzan los lanzadores? ¿Cómo puede el brazo de una persona impulsar una bola de 140 gr (5 onzas) a una distancia de 18,4 m (60 pies y 6 pulgadas) y a una velocidad superior a la de la mayoría de los automóviles? ¿Cómo hacen para lanzar la bola hacia un espacio cuadrado suspendido sobre la base principal y controlar no sólo dónde quedará, sino que hará cuando llegue allí?

El lanzamiento comienza con la repetición
El cuerpo necesita aprender con exactitud todo lo necesario para asegurarse de que la bola siempre llegue a la base. Practicar una y otra vez dotará a la pierna y a los músculos del brazo del lanzador de lo que se necesita para lanzar la bola. Para ser un lanzador exitoso es esencial no sólo tener un brazo fuerte sino también un cuerpo fuerte y en forma. Usar el cuerpo como si fuera un látigo enrollado genera la velocidad del lanzamiento. En las piernas se origina la mayor parte de la potencia necesaria para lanzar. Es por eso que las piernas inician el movimiento de lanzamiento y generan los primeros ochenta kilómetros (cincuenta millas) por hora. Para comprobar si esto es cierto, siéntate en el piso e intenta arrojar una bola. Te sorprenderá lo lento que resulta el tiro. La espalda y el hombro generan los siguientes treinta kilómetros (veinte millas) por hora. El brazo y el codo generan los siguientes 24 kilómetros (15 millas). La mano y la muñeca solamente generan los últimos 16 kilómetros (10 millas). Un lanzador puede generar un movimiento de honda para arrojar la bola a esas sorprendentes velocidades solamente si utiliza todos los músculos, desde los pies hasta el extremo del brazo.

No es suficiente utilizar todo el cuerpo sino que la forma de usarlo puede ser clave para que el lanzador tenga éxito. La única manera de lanzar bien es mantener el equilibrio mientras se usa todo el cuerpo en forma coordinada. El lanzador debe utilizar la fuerza de los músculos grandes de las piernas, la espalda y el hombro para generar la velocidad del tiro, y el movimiento fino de los dedos y la muñeca para controlar la ubicación exacta y el giro de la bola cuando la arroja. Si el lanzador no toma la bola con firmeza, perderá el control. Si lo hace con demasiada fuerza, perderá potencia y rotación. El perfecto equilibrio entre control y potencia se obtiene al sostener la bola como se sostiene un huevo, suave, pero firmemente. La forma de sostener el brazo también es esencial para garantizar que el lanzador logre la mayor velocidad posible. Si sostienes la bola por detrás de la espalda con la palma de la mano hacia arriba, sometes al hombro a una enorme tensión. Si la sostienes con la palma hacia abajo, sentirás la bola más liviana y más cómoda en el brazo cuando lo llevas hasta arriba para realizar el lanzamiento. Comprender que la velocidad con la que la mano lanza la bola depende de la perfecta coordinación de todo el cuerpo te ayudará a orientar tus esfuerzos.

La bola rápida

LanzamientoBola rápida de dos costuras
LanzamientoBola rápida de cuatro costuras

Aprovecha la velocidad para superar a los bateadores. La mano generalmente sostiene la bola de una de estas dos maneras: la bola rápida de dos costuras y de cuatro costuras. La bola se arroja directamente hacia la base y al liberarla sale con efecto giratorio de entre los dedos que la aprietan antes de liberarla, lo que le da efecto giratorio hacia atrás en su trayecto hacia la base. Las bolas rápidas generalmente no tienen mucho movimiento y al arrojarlas van sin desviarse a la base. Es el tiro más veloz, ya que requiere el menor control sobre el movimiento giratorio de la bola. Algunos lanzadores pueden impulsar una bola rápida a más de 162 kilómetros por hora (100 mph). Es el lanzamiento que se aprende con mayor facilidad, pero requiere de cierta habilidad natural para lograr que la bola viaje a gran velocidad. Hay dos formas típicas de sostener una bola rápida, conocidas como de dos costuras y de cuatro costuras, llamadas así debido a la cantidad de costuras que estarán en dirección al efecto giratorio primario. En ambos lanzamientos, la bola se coge entre dos dedos y el pulgar. Los dedos están curvados hacia abajo en forma de gancho sobre la bola y le imprimen efecto giratorio hacia atrás. En el lanzamiento de cuatro costuras, éstas penetran en el aire con movimiento giratorio y la bola tiende a flotar en el aire debido al impulso ascendente que generan. En el lanzamiento de dos costuras, sólo dos costuras penetran el aire y la bola tiende a hundirse.

El cambio de círculo

LanzamientoEl cambio de círculo

El cambio de círculo es el máximo intento para engañar al bateador. El lanzamiento es igual al de la bola rápida, pero su velocidad es de 16 a 24 kilómetros por hora (10 a 15 mph) más lento. Se logra sosteniendo la bola más cerca de la palma de la mano y colocando los cinco dedos sobre la bola con la misma presión. La falta de presión firme en la punta de los dedos impide que éstos le impriman esa velocidad final producida al sostenerla firmemente antes de liberarla para el lanzamiento. Se logra así un lanzamiento que tiene el mismo movimiento de brazo que una bola rápida, pero que hace que la bola flote hacia la base a menor velocidad. La idea es engañar al bateador para que crea que se arrojó una bola rápida y lograr que haga el swing antes de que la bola llegue a la base. Quienes dominan esta técnica la usan eficazmente para hacer que la bola rápida parezca más rápida y engañar a los bateadores para que traten de batear al lanzamiento.

Lanzamientos de rompimiento

Lanzamiento
LanzamientoLanzamiento de rompimiento: Bola de tenedor

Hay distintos lanzamientos de rompimiento. La mayoría de los lanzadores dominan dos o tres. La bola de tenedor y la bola rápida de costuras separadas son similares a la bola rápida en la forma de sostener la bola, pero se basan en el deslizamiento de la bola entre los dos primeros dedos para imprimir un giro irregular al lanzar. Los dedos se colocan bien separados de las costuras y el lanzamiento se hace como el de una bola rápida de dos costuras. Generalmente el lanzamiento es un poco más lento que la bola rápida, pero se puede mover a la izquierda, a la derecha o hacia abajo según cómo rota por los dedos. La bola rápida de costuras separadas es una versión más lenta de la bola rápida arrojada con dos dedos bien separados, pero no tanto como la bola de tenedor. Debido a que el gancho de los dedos no es tan efectivo como en la bola rápida, el lanzamiento es un poco más lento y tiende a moverse un poquito más hacia la derecha o hacia la izquierda que una bola rápida convencional de dos costuras.

LanzamientoLanzamiento de rompimiento: Curva

La bola curva es el lanzamiento de rompimiento más conocido. Dos dedos sostienen la bola por una costura exterior y la muñeca se mueve hacia abajo y por encima de la bola hacia el exterior. Este giro hace que la bola se hunda en su trayecto hacia la base ya que la rotación es mayor hacia los lados y no se genera elevación alguna por la interferencia de la fricción de las costuras cuando la bola atraviesa el aire. La velocidad de la bola curva generalmente es de 16 a 32 kilómetros por hora (10-20 mph) menor que la velocidad de la bola rápida.

Lanzamiento
LanzamientoLanzamiento de rompimiento: Deslizadora

La deslizadora es similar a la bola curva, pero generalmente se arroja con el brazo algo más abierto y más bajo que la bola curva y con presión más arriba de las costuras. Esto imprime un movimiento de giro lateral a la bola, que provoca la separación descendente de la bola desde la mano de lanzamiento hacia el lado opuesto de la base, de derecha a izquierda si miramos hacia la base y a un lanzador que lanza con la mano derecha.

Lanzamiento de rompimiento: Tirabuzón

El tirabuzón es el lanzamiento de rompimiento más difícil ya que va en contra del movimiento natural del brazo de lanzamiento. Para este lanzamiento, se colocan dos dedos a lo largo de las costuras interiores de la bola y la muñeca se mueve hacia abajo y hacia adentro cuando se arroja la bola. Esta rotación hará que la bola en tirabuzón se aleje del lanzador, hacia la derecha y más aún si el lanzador usa su mano derecha. Este lanzamiento provoca mucha tensión en el codo del lanzador y es sumamente difícil tirar en forma uniforme.

LanzamientoBola de nudillos

Bola de nudillos

Es el último tipo de lanzamiento. Las puntas de los dedos se empujan hacia el centro de la bola para que los nudillos la agarren con firmeza. Cuando se la suelta, los dedos se abren de golpe en un esfuerzo por impulsar la bola hacia la base sin movimiento de giro alguno. Este lanzamiento se basa en las corrientes de aire naturales que presionan las costuras de la bola mientras flota hacia la base sin rotación. Esto puede provocar que la bola haga prácticamente cualquier cosa con relación a la dirección del movimiento. La bola de nudillos es un lanzamiento sumamente lento, pero puede ser muy efectivo por ser impredecible. Los bateadores tienen mucha dificultad para pegarle a esta bola, ya que es muy difícil controlarla. En la actualidad no son muchos los buenos lanzadores de bolas de nudillos que juegan profesionalmente.

La habilidad para lanzar a más de 146 kilómetros por hora (90 mph) es una combinación de un don natural y trabajo arduo, pero cualquiera puede aprender a ser un lanzador exitoso y lograr que la bola se curve, deslice o flote. Todo es cuestión de práctica y mucho esfuerzo.

¿Cómo controla el lanzador lo que hace la bola? La clave está en la costuras de la bola. La bola está cubierta con dos trozos de cuero cosidos entre sí con hilo de algodón rojo con el que se hacen las 108 puntadas que forman la bola. Estas costuras, producen fricción en el aire cuando la bola es lanzada hacia la base con efecto giratorio y causan diferencias de presión y de fuerza lo que hace que la bola se mueva en una u otra dirección.

Cada lanzamiento comienza con una manera levemente diferente de sostener la bola, la cual se arroja hacia la base usando básicamente el mismo movimiento de las piernas, la espalda y el hombro. La diferencia está solamente en el movimiento del brazo y de la mano. Un leve movimiento de la muñeca puede hacer curvar, deslizar o impulsar el trayecto de la bola hacia el corazón de la zona de strike. Los lanzadores verdaderamente bueno arrojan todos sus tiros con el brazo en el mismo lugar. La mayoría de los lanzadores muestran pequeñas diferencias en la manera de mover el brazo para cada tipo de lanzamiento, pero los bateadores a menudo se dan cuenta de estas diferencias, signos delatores que los ayudan a batear con mayor facilidad.

Esencialmente existen cuatro clases de lanzamientos: la bola rápida, el cambio de círculo, el lanzamiento de rompimiento y la bola de nudillo. Cada uno tiene distintas ventajas y desventajas y algunos son más difíciles que otros.

Notas:

  • Si no se realizan correctamente, la mayoría de estos lanzamientos provocan mucha tensión en el codo y la muñeca. Ningún lanzador que no sea experto en la mecánica de tiro debe intentar lanzar otro tipo de tiros que no sean la bola rápida o un cambio de círculo ya que podría sufrir lesiones permanentes en el brazo. La mayoría de los entrenadores no permite que lanzadores menores de 13 o 14 años comiencen a realizar lanzamientos de rompimiento hasta estar seguros de que sus brazos tienen la fuerza necesaria para soportar la tensión.
  • Todas las referencias en el béisbol se expresan en unidades del sistema imperial antiguo. El béisbol es un deporte cimentado en la tradición, que ha resistido todo intento por cambiar al sistema métrico.

Looking for more information?