SEED Science


La Tierra: planeta vivo
Los límites de las placas y la formación de montañas

Las placas se mueven con respecto a las demás en tres formas diferentes: se separan (movimiento divergente), se empujan una con otra (movimiento convergente) y se rozan lateralmente (movimiento de transformación).

 

Movimiento divergente de las placas

Límite divergente de las placas (arriba): las placas se separan, como en la cordillera central del Atlántico. Haz clic para ver la animación de los diferentes tipos de límites entre las placas.

Movimiento divergente de las placas

Límite convergente de las placas: las placas que se acercan entre sí pueden crear montañas (arriba) o una zona de subducción (abajo). Haz clic para ver la animación de los diferentes tipos de límites entre las placas.

Movimiento convergente de las placas

Movimiento de transformación de las placas (abajo): Las placas que se mueven lateralmente y se friccionan entre sí pueden ocasionar terremotos importantes. Haz clic sobre cualquiera de las imágenes para ver la animación de los diferentes tipos de límites entre las placas.

Movimiento de transformación de las placas

Movimiento divergente de las placas

Cuando las placas se alejan una de otra, o divergen, la corteza se debilita y hace posible que el magma brote hacia la superficie.

Imagínate que desde las profundidades fluye roca muy caliente y llega a la superficie del suelo marino. A medida que se enfría, esta lava crea una nueva corteza. Esto es lo que ocurre en las dorsales oceánicas, cadenas de volcanes que se extienden a lo largo del suelo del océano. A veces las cumbres de los volcanes se elevan por encima de la superficie del océano y forman islas, como en el caso de Islandia.

A partir del manto los volcanes del suelo oceánico producen rocas denominadas basaltos que crean un nuevo suelo oceánico. Esto explica por qué las rocas del fondo del océano son jóvenes en comparación con otras. La velocidad a la que se extienden las nuevas dorsales varía de un lugar del mundo a otro. En algunos lugares, las dorsales aumentan hasta 18 centímetros (7 pulgadas) por año. En otros lugares posiblemente no se produzca ningún crecimiento.

Las lavas producidas bajo el agua en estas dorsales tienen un nombre especial debido a su forma. Como se crean bajo el agua, se enfrían rápidamente mientras fluyen hacia abajo por las laderas del volcán submarino. Se llaman lavas almohadilladas debido a en forma de almohadillas que toman estos basaltos.

Aunque las dorsales no se expanden muy rápidamente, este movimiento ha sucedido durante millones de años. Imagínate lo que pasaría si no se destruyera ninguna porción de la corteza; ¡la Tierra sería cada vez más grande! Afortunadamente, hay una forma de destruir la corteza.

 

Movimiento convergente de las placas
Zonas de subducción

Cuando las placas se acercan entre sí, o convergen, la corteza se destruye a medida que una placa se superpone a la otra. Las placas oceánicas son más pesadas y más delgadas y debido a ello por lo general se desplazan hacia abajo de las placas continentales, más livianas y gruesas. El área donde esto ocurre se denomina zona de subducción.

En estas zonas también hay volcanes. Cuando la corteza oceánica fría es empujada hacia abajo por una placa continental, su temperatura se eleva debido al manto caliente subyacente. A medida que las placas se acercan entre sí, se acelera el calentamiento debido a la fricción, lo que a su vez produce terremotos.

Durante millones de años, se han ido acumulando capas gruesas de sedimentos sobre el antiguo suelo oceánico de basalto. Estas capas contienen arena y lodo provenientes de los ríos y fragmentos de conchas de organismos marinos. Cuando las placas oceánicas se deslizan por debajo de las placas continentales, los sedimentos son arrastrados hacia el manto, donde se calientan, se derriten y crean una nueva clase de magma que forma un tipo de roca llamado andesita, que recibe su nombre por las montañas de los Andes en América del Sur (un ejemplo de zona de subducción). El magma andesítico a menudo se escapa a través de grietas hacia la superficie y provoca erupciones volcánicas. Los sedimentos que se derriten contienen una gran cantidad de agua de mar fría, por lo que estas erupciones pueden ser muy peligrosas. A menudo están relacionadas con la liberación de vapor y de otros gases excesivamente calientes que pueden causar explosiones violentas.

 

Movimiento convergente de las placas
Formación de montañas

Cuando las placas se acercan entre sí, en lugar de hundirse una debajo de otra, pueden "arrugarse". El resultado es la formación de montañas. Así es como se formó la cadena del Himalaya cuando el subcontinente indio chocó con Asia.

 

Movimiento de transformación de las placas

El movimiento de transformación de las placas ocurre cuando dos placas se mueven lateralmente y se rozan entre sí. El resultado muy probablemente será un terremoto. El movimiento de las placas a lo largo de una falla de transformación no está asociado con los volcanes ni con la formación de montañas. La falla de San Andrés en California, Estados Unidos, es un ejemplo de este tipo de movimiento de placas.


Looking for more information?