SEED Ciencia


Volcanes: arrasan y renuevan la Tierra
¿Qué es un sistema volcánico?

Se denomina volcán a cualquier abertura presente en la superficie de un satélite o un planeta que permite la emersión de material subyacente a la superficie, generalmente, aunque no siempre, de forma explosiva Existen dos componentes clave que resumen la definición de volcán: una chimenea, la abertura por donde brotan los materiales volcánicos, y el magma, roca fundida bajo la superficie de la Tierra.

Esta descripción parece sencilla, pero frecuentemente no hay una única abertura ni un único volcán. En cambio, se debe pensar en términos de sistemas volcánicos: diversas aberturas y grupos o cadenas de volcanes alrededor de una fuente de magma activa.

Una vez que el magma emerge y se convierte en roca líquida que fluye desde el volcán, pasa a denominarse lava. Se otorga el mismo nombre a la roca solidificada que se forma cuando se enfría la roca líquida.

Por ejemplo, el irascible Monte Etna situado en la isla de Sicilia, Italia, está cubierto no por una, sino por cuatro grandes calderas. Una caldera es una amplia depresión circular que se encuentra en la parte superior de un volcán. Se forma después de una erupción, una vez que el magma ha dejado el yacimiento subterráneo. Cada cráter del Etna contiene, en su parte central, una profunda chimenea en forma de tubo. Las rocosas pendientes de la montaña se encuentran repletas de cientos de pequeñas aberturas laterales. Todas ellas comparten la misma fuente de magma y por este motivo el monte Etna es un solo volcán; sin embargo, cada una de estas aberturas puede erupcionar independientemente de las otras. Cada vez que estalla una ellas, todo el sistema volcánico puede cambiar: el magma se desplaza, las presiones y temperaturas aumentan en un área y disminuyen en otra, se abren nuevas chimeneas y se tapan otras más antiguas, etcétera.

Monte Etna

Foto cortesía de la NASA (en inglés).

Esta vista aérea del monte Etna muestra dos cráteres principales, el cráter Noreste (1) y el cráter Central (2), más una serie de cráteres adicionales que se extienden a partir del centro de la fotografía. El monte Etna es uno de los volcanes de mayor actividad y continuidad del mundo.

Al igual que la de Krakatoa, originada a partir de tres volcanes, la isla de Hawái es un sistema de muchos volcanes, junto con otro que se encuentra en proceso. La isla está formada por cinco volcanes activos, más el pequeño Loihi [lo-i-hi], que aún se encuentra bajo el agua pero listo para emerger. Los volcanes se encuentran tan estrechamente unidos que resulta muy difícil distinguirlos. El mayor, Mauna Loa, cede parte de su falda sudeste al Kilauea [ki-la-ue-a], más pequeño. A pesar de compartir el mismo terreno, ambos picos se consideran volcanes diferentes, ya que derivan de distintas cámaras magmáticas (aunque las cámaras se abastezcan de la misma fuente, más profunda). Tal como sucede con el monte Etna, la erupción de un volcán puede afectar al sistema en su totalidad.

Kilauea
Fotografía cortesía de Dreamstime (en inglés).

El volcán hawaiano Kilauea posee una gran cantidad de cráteres que continuamente echan humo.
 

 

Hawái es un sistema de múltiples volcanes
Según la ilustración del Servicio Geológico de los Estados Unidos/Observatorio Vulcanológico Cascades (en inglés), Vancouver, Washington.

Solo la Isla Grande del archipiélago (cadena) de Hawái posee cinco volcanes activos. Las otras islas se fueron alejando muy lentamente de la fuente de magma, desplazándose por encima de la plataforma tectónica, sobre la enorme placa del Pacífico.

Kilauea
Vídeo cortesía del voluntario Greg Walker.

En Hawái, los visitantes pueden realizar caminatas y llegar hasta los flujos de lava que se mueven lentamente.

Los géiseres erupcionan cuando el magma calienta el agua subterránea hasta un punto crítico

Fotografía cortesía del Parque Nacional Yellowstone, Servicio de Parques Nacionales (en inglés).

Los géiseres erupcionan cuando el magma calienta el agua subterránea hasta un punto crítico en que el líquido se vaporiza, sale despedido por una grieta, se enfría hasta convertirse en líquido y se escurre de nuevo bajo la superficie para iniciar el ciclo otra vez. La presencia de agua subterránea y su capacidad de emerger como vapor aumentan la intensidad de cualquier explosión volcánica.

Uno de los mayores sistemas volcánicos del mundo se extiende sobre gran parte del Parque Yellowstone, en la región norte de Wyoming, en los Estados Unidos. La tierra sobre la que se extiende el parque es una increíble caldera gigante, llena de géiseres que eyectan vapor, aguas termales, lagos ácidos y ollas que expulsan lodo. Todas estas espectaculares vistas se deben a las ampollas calientes del magma, peligrosamente cercano a la superficie.

Cada sistema volcánico es único y estos tres ejemplos ponen de relieve parte de la diversidad y complejidad que pueden surgir de un sencillo punto inicial: una chimenea que expulsa magma.


¿Estás buscando más información?