SEED Ciencia


Paludismo
Medicamentos antipalúdicos

¿Cómo se puede tratar el paludismo? En el pasado, la quinina era el único medicamento que detenía la enfermedad. En la actualidad, existen muchos medicamentos diferentes para tratar el paludismo. ¿Cómo sabe un médico qué medicamento recetar?

 

 quinine

Fotografía cortesía de Marvin Samson Center for the History of Pharmacy, University of the Sciences, Michael J. Brody.

Se ha utilizado la quinina como un remedio contra el paludismo por muchos años.
 

artemisia

Fotografía cortesía del Consejo Nacional de Investigaciones.

La planta Artemisia annua se utilizó por mucho tiempo en China como antipalúdico. El ingrediente activo en esta planta, la artemisinina, es la base de la clase más nueva de medicamentos antipalúdicos.

La quinina fue el único tratamiento efectivo contra el paludismo desde mediados del siglo XVII hasta mediados del siglo XX. En 1946, científicos británicos y estadounidenses probaron una droga antipalúdica que había descubierto un investigador alemán en 1934. La droga cloroquina fue el primer compuesto sintetizado que se usó para tratar el paludismo. Desde ese momento, se agregaron otras drogas a la quinina y la cloroquina, como sulfadoxina-pirimetamina (Fansidar), mefloquina (Lariam), atovaquona-proguanil (Malarone) y doxiciclina. Fansidar es el medicamento más efectivo en las personas con cierta resistencia al paludismo. La droga primaquina trata los parásitos inactivos que se encuentran en el hígado y previene las recaídas. Sin embargo, provoca complicaciones graves y casi no se la utiliza.

La droga más nueva para tratar el paludismo proviene de China. Los antiguos chinos descubrieron que la planta Qinghao (cuyo nombre en latín esArtemisia annua) disminuye la fiebre. En 1971, científicos chinos aislaron el ingrediente activo, la artemisinina. Los derivados de este ingrediente resultan medicamentos muy efectivos contra el paludismo. Aunque se usan en todo el mundo, los medicamentos a base de derivados de artemisinina no están autorizados en los Estados Unidos.

El parásito que causa la infección y la región donde la persona contrajo la infección determinan qué medicamento antipalúdico debe utilizarse. El motivo: la resistencia a las drogas, particularmente contra Plasmodium falciparum y P. vivax. A fines de la década del cincuenta, se conocieron informes sobre P. falciparum resistente a la cloroquina en Sudamérica y el sur de Asia. Eventualmente, esta resistencia del P. falciparum se propagó por todo el mundo. Ahora se deben usar otros medicamentos para tratar el paludismo provocado por esta especiePlasmodium. En algunas regiones, P. falciparum desarrolló resistencia a la mayoría de los demás medicamentos que se usan para tratar el paludismo. Hasta ahora, los derivados de la artemisinina siguen siendo efectivos. En los últimos años, se han conocido algunos informes sobre P. falciparum resistente a la artemisinina. Algunas regiones informan sobre la resistencia del P. vivax a algunos medicamentos, entre ellos, cloroquina y Fansidar.

 map_resistance

Fotografía cortesía de CDC.

En este mapa del mundo, las zonas grises muestran los lugares en que el parásito del paludismo ha desarrollado resistencia a la cloroquina. Los círculos muestran los lugares en que el parásito también es resistente a otros medicamentos.

Existen dos modos de combatir la resistencia. Cada medicamento antipalúdico afecta a los parásitos de forma diferente. Entonces, para evitar que la resistencia se desarrolle aún más, pueden combinarse medicamentos que actúan de manera diferente sobre los parásitos. Esto confunde al parásito e impide que tenga suficiente tiempo en el organismo para desarrollar resistencia. Por ejemplo, la terapia de combinación a base de artemisinina, conocida como ACT, es un tratamiento muy efectivo contra P. falciparum. El segundo modo consiste en tomar el medicamento de acuerdo con las indicaciones, para una dosis completa. Esto elimina el parásito por completo.

Otro factor que se tiene en cuenta al elegir el medicamento antipalúdico para el tratamiento es el estado general del paciente: otras enfermedades, alergias a medicamentos y, en el caso de las mujeres, la posibilidad de embarazo.

¿Existen otros motivos por los que los medicamentos antipalúdicos no siempre dan resultado? Continúa leyendo...

Medicamentos falsificados

En los países en donde el paludismo es común y está generalizado, las personas con más probabilidades de enfermarse son también las que tienen menos posibilidades de pagar el medicamento que se necesita para el tratamiento. En estas regiones, ha surgido un comercio de medicamentos antipalúdicos falsos. Estos medicamentos no son efectivos contra el parásito pero son más baratos; por lo tanto, son los que pueden comprar las personas con ingresos muy limitados. ¿Qué hace que estos medicamentos sean falsos y cómo se los puede identificar?

En los países en donde el paludismo es común, las personas más pobres tienen mayores probabilidades de sufrir una picadura de un mosquito portador del parásito del paludismo. Esto se debe a que las personas más pobres tienen acceso mínimo a las técnicas que previenen el paludismo, por ejemplo, mosquiteros para camas y ventanas, y aerosoles insecticidas. Estas mismas personas no tienen dinero para comprar medicamentos antipalúdicos. Existen delincuentes que ofrecen antipalúdicos de bajo costo en las áreas más pobres. El problema es que estos medicamentos son falsos: no surten efecto e incluso pueden contribuir al desarrollo de la resistencia del parásito a estos medicamentos nuevos. Este problema prevalece particularmente en el sudeste de Asia y África.

Los medicamentos que son falsificados con frecuencia son los antipalúdicos basados en artemisinina. Estos medicamentos son nuevos y costosos. Sin embargo, son muy efectivos contra el parásito, particularmente en regiones en que el paludismo se ha vuelto resistente a medicamentos antipalúdicos anteriores. La mayoría de los medicamentos falsos provienen de China, que es también el país de origen de los medicamentos basados en artemisinina genuinos.

El problema obvio con los medicamentos falsos es que el paciente no mejora e incluso puede morir. Los medicamentos pueden ser falsificados de muchas formas. Pueden ser viejos y estar vencidos y, por lo tanto, haber perdido su efectividad contra el parásito. Pueden no contener ninguna mediación antipalúdica. Además, lo cual es lo más peligroso para todos, pueden contener menor cantidad del ingrediente activo de la estipulada.

Los que contienen menos cantidad de ingrediente activo son los que presentan el mayor problema. El uso generalizado de estos productos falsos expone el parásito a los medicamentos basados en artemisinina, pero no en dosis lo suficientemente grandes como para matarlo. Este nivel de exposición puede ayudar al parásito a desarrollar resistencia contra este antipalúdico. Las dosis bajas matan a los parásitos menos resistentes y permiten que los más fuertes y resistentes vivan y se reproduzcan. Con el tiempo, la población de parásitos llega a contar con más parásitos resistentes. La resistencia a los medicamentos con artemisinina puede ser un desastre ya que no existen otros medicamentos antipalúdicos nuevos disponibles para su uso.

Existen varias maneras para identificar medicamentos falsos. Existe una alta posibilidad de que los antipalúdicos que se venden en las calles sean falsificados. Si el medicamento no es tan caro como se esperaba, es probable que también sea falso. Las píldoras se deben vender en envases tipo blíster, no como píldoras que se extraen de una botella. Algunas falsificaciones son muy sofisticadas y usan un paquete que parece ser oficial. Si se lo observa de cerca, el paquete puede ser imperfecto, contener impresiones borrosas o carecer de holograma. Los medicamentos que tienen un sabor u olor raro o que tienen una apariencia vidriosa también pueden ser falsos. La mejor forma de evitar los medicamentos falsificados es comprar en una farmacia de confianza.

¿Qué es lo que evita que el paludismo enferme a todos durante un brote? Existen tres maneras de adquirir inmunidad a esta enfermedad.


¿Estás buscando más información?